ARTÍCULOS DE INTERÉS

CHICOS/AS Y ADOLECENTES CON LAS TIC

< Volver
Grooming: un riesgo sobre el que hay que dialogar

Grooming: un riesgo sobre el que hay que dialogar

El número de denuncias de grooming creció durante la cuarentena, y esto es una señal para estar alerta. Esta forma de abuso sexual a niños, niñas o adolescentes a través de medios digitales tiene consecuencias reales que pueden impedir su desarrollo pleno y poner en riesgo su integridad. ¿Cómo dialogar sobre esta problemática?

Juegan, hacen videollamadas, buscan en Internet, toman clases virtuales, se ríen del chiste de un youtuber. En este período de cuarentena las tecnologías son un medio fundamental para nuestra vida social y así es también para los chicos y las chicas. Pero como en cualquier otra esfera de nuestra vida cotidiana, existen situaciones que conllevan posibles riesgos, con las que se pueden enfrentar y que necesitan conocer.

Una de ellas, y de las más complejas, es el grooming o ciberacoso sexual, una forma de violencia que sucede cuando una persona adulta (“groomer”) contacta a niñas, niños y adolescentes con fines sexuales, a través de la manipulación y el engaño. Esa persona, de manera intencional, utiliza los medios digitales como chats, redes sociales, juegos en red u otros medios frecuentados por chicos y chicas para entrar en contacto y ganar su amistad. Esto no sucede de un día para el otro, sino que primero se busca establecer un lazo de confianza, y en la mayoría de los casos, el acosador se hace pasar por alguien de la misma edad, con los mismos gustos y características. A medida que avanza en el vínculo, recurre a la manipulación y extorsión del niño o niña, que siente culpa por haber compartido algo íntimo previamente. De esta manera, establece una relación de poder para obtener lo que busca: imágenes, grabaciones o conversaciones con connotación sexual, que constituyen formas de abuso sexual. En los casos más graves, podrá llegar a intentar un encuentro presencial, pero la mayoría de las veces queda en el plano digital.

Si bien es muy difícil pensarlo, esta persona que violenta a un niño o niña no siempre es un desconocido, sino que puede también tratarse de personas cercanas, incluso familiares. Recientemente, el Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires informó que durante la cuarentena aumentaron un 30% las denuncias por grooming y viralizaciones de imágenes con contenido de abuso sexual contra niños y adolescentes. Este número se estima que se debe a que tanto los perpetradores como las posibles víctimas disponen de más tiempo para estar en las redes.

Es importante comprender que el abuso sexual, aun cuando sea “en línea” y sin encuentro físico, produce siempre daños en quienes lo sufren, que pueden perdurar en el tiempo y dejar distinto tipo de secuelas en las personas. A través del chantaje, el o la joven se involucra cada vez más en una situación que le incomoda y violenta, pero que, por vergüenza, miedo o baja autoestima, hace que muchas veces no sepa cómo salir de la misma o pedir ayuda.

¿Cómo prevenir que esto suceda?

Siempre recomendamos en todo a lo que hace a la vida digital de los chicos y chicas, la necesidad de conversar sobre estos temas, informarlos sobre estos riesgos, y mantener un vínculo de confianza que les permita buscar ayuda “sin culpa” en caso de necesitarla. “Los adolescentes deben saber que existe ese riesgo, que es posible que una persona desconocida los contacte a través de las redes sociales u otros medios digitales y que pueden engañarlos e incluso pedirles fotografías. También deben saber que, si lamentablemente son víctimas de esta práctica, pueden confiar en las personas adultas cercanas”, explica Andrea Urbas, directora de Chicos.net.

Ayudarlos desde pequeños a comprender la diferencia entre cuentas públicas y privadas, o el valor de sus datos personales, son enseñanzas útiles para poder disfrutar de una ciudadanía digital plena.

A veces resulta difícil poder entender qué hacen nuestros hijos e hijas cuando están con las pantallas, y esto depende de la edad. Pero si notamos cambios en el comportamiento, miedo, tristeza, actitudes que se modifican rápidamente, como no querer compartir dispositivos, o esconderse para usarlos, es importante acercarse a dialogar, sin acusar o sermonear, sino escuchar qué les aqueja y si están con alguna dificultad o preocupación. Aquí también las estrategias son similares a las que utilizamos para que sean personas “fuertes” en la vida:

¿Que debo hacer ante un caso de Grooming?

¿Qué hacer ante un posible caso de grooming?

El grooming es un delito penal1, y es necesario denunciarlo para que esa persona no siga abusando de manera impune. A la hora de hacer una denuncia se recomiendan las siguientes acciones para poder conservar pruebas:

¿Dónde contactarse?

  1. Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires. 0800 33 347225 (24 hs); o denuncias on line ingresando a www.mpfciudad.gob.ar, o enviando mail a denuncias@fiscalias.gob.ar
  2. Equipo Niñ@s, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Línea telefónica gratuita (las 24 horas, los 365 días del año) 0800-222-1717 o correo electrónico a equiponinas@jus.gov.ar
  3. Línea 137 de Ayuda y atención a víctimas de violencia familiar y sexual, o mensaje de WhatsApp al 11-3133-1000
  4. Ministerio Público Tutelar. WhatsApp (todos los días de 8 a 20 horas) 15-3637-3727/15-7037-7037. Teléfono: 08001227376
  5. Grooming Argentina. WhatsApp (las 24 horas) 011-1524811722
  6. Más instituciones acá.

Más información


1. Desde el 13 de noviembre de 2013, la Ley 26.904 establece que en Argentina El grooming es un delito penal.

Compartir esta nota:

Whatsapp compartir en facebook compartir en twitter
© Telecom Argentina S.A. Todos los derechos reservados