TELECOM
Nuestro Lugar

Conectados con el celu

Para comunicarte, trabajar, informarte o entretenerte desde tu móvil, el teléfono tiene que conectarse a la red de antenas móviles. Las antenas son elementos fundamentales en las redes de telefonía.

¡Enterate cómo suceden las comunicaciones!

¿Cómo funciona el sistema de telefonía móvil?

La telefonía móvil nos entretiene y además nos abre oportunidades laborales y comerciales. Gracias a los smartphones podemos disfrutar de nuevas formas de comunicarnos.

Cuando hacemos una llamada, mandamos un mensaje o nos conectamos a Internet desde nuestro móvil, el dispositivo envía y recibe señales de radio a la antena de telefonía más cercana, denominada estación base. Ella envía la información a una                 

central de conmutación o nodos, que la envía a la antena más cercana del receptor para, finalmente, llegar a otro dispositivo, que recibe la señal.

El radio de acción de cada estación base ofrece una zona de cobertura que depende del número de usuario conectados al mismo tiempo y de los obstáculos que las ondas encuentren en su camino, como por ejemplo edificios de altura, montañas o arboles.

¿Cómo funciona el sistema de telefonía móvil?

Por qué son importantes las antenas?


La telefonía móvil, por ser un sistema inalámbrico, utiliza como medio de transmisión de la información las ondas de radio o radiofrecuencia. Para que un celular funcione debe iniciarse un proceso de conexión a través del cual las ondas electromagnéticas se comunican con la estación base (antena).

Esto significa que se necesitan antenas que envíen y reciban dichas señales mediante propagación de ondas electromagnéticas.

A medida que más usuarios se conectan a la red móvil con sus smartphones, laptops, tablets u otros dispositivos, el tráfico de datos aumenta y es necesario instalar más antenas para mantener el nivel de cobertura y capacidad que requiere el servicio.

En zonas urbanas se necesitan más estaciones base para brindar servicio a la comunidad local. En áreas rurales, al contar con menos obstáculos se requieren menos estaciones base, pero con estructuras de mayor altura para lograr la cobertura del servicio.

Mientras más personas usan dispositivos móviles, se requiere más capacidad, y eso suele significar más estaciones base.

¿Qué sucede con las antenas
en el resto del mundo?

Como condición esencial del servicio móvil, las antenas deben estar cerca de la gente para que se establezca la comunicación, tal como sucede en ciudades de todo el mundo. Los países con mayor nivel de desarrollo en infraestructura tienen una mayor cantidad de antenas por habitante. Esto beneficia a los usuarios con una mejor calidad en todos los servicios.

¿Qué sucede con las antenas en el resto del mundo?

Con más antenas

  • Mejora la calidad de audio de la comunicación
  • Aumenta la velocidad de transmisión de datos
  • Se reducen los cortes de llamadas cuando el teléfono está en movimiento
  • Las baterías de los teléfonos duran más
  • Se puede utilizar el servicio en cualquier lugar: subsuelos, construcciones cerradas, etc
Con más antenas

¿Qué es la radiofrecuencia?

Para que la comunicación entre dos dispositivos móviles sea posible, es necesario que exista una infraestructura que realice las conexiones. Se compone de estaciones base y nodos de conmutación unidos por vínculos construidos mediante radioenlaces o fibra óptica. Esta infraestructura debe ser desplegada en el área en la que se deba dar cobertura.

El sistema se completa con los dispositivos móviles (celulares, tablets, notebook, etc.) que se comunican entre sí mediante la transmisión de ondas de radio. Esa transmisión inalámbrica se realiza gracias a las ondas electromagnéticas originadas y recibidas por las antenas.

La transmisión de energía en forma de ondas electro-magnéticas a través del aire se denomina emisión. Las emisiones electromagnéticas tienen dos tipos de frecuencia:
Emisiones ionizantes: de alta frecuencia, como los Rayos X.
Emisiones No ionizantes: de baja frecuencia, como las empleadas por el sistema de telefonía móvil.

Las emisiones no ionizantes como las producidas por el sistema de comunicación móvil carecen de energía suficiente para afectar la estructura de los organismos. Son perfectamente compatibles con la salud de la población.

Tanto por el diseño de ingeniería como por el control que realizan las empresas prestadoras del servicio, las antenas móviles cumplen con los límites de emisión dispuestos por el Ministerio de Salud de la Nación y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Radiaciones NO Ionizantes